Esta usted en:

Fiestas


Llegados los primeros días del mes de octubre, para la víspera de San Francisco, el día 4, comienza el preludio de las fiestas que los segureños dedican cada año a su patrona, Nuestra Señora del Rosario. Hasta el día 8 de ese mes se sucederán una serie de actos festivos donde, sin duda, el más emotivo es la procesión de la patrona portada a hombros de las mujeres de Segura. Durante esos días tendrán lugar unos vistosos y tradicionales festejos taurinos, que se llevan a cabo en su peculiar plaza de toros cuadrangular, entre los que se encuentran el que los mozos corran las vaquillas por las calles segureñas.

Tiene Segura de la Sierra por patrón a San Vicente mártir, al que festeja el día 22 de enero, y en cuyo honor se encienden hogueras en los extramuros de la villa, en torno a los cuales los mozos suelen cantar, bailar y preparar asados de chacinas del cerdo en los rescoldos y las ascuas de tales fuegos. Esta costumbre de conmemorar las diferentes fiestas del ciclo invernal con el prendido de luminarias es algo de arraigada costumbre en esta villa. De ahí que haya sido común que ya para la popularmente conocida como La Pura –el 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción de María– se enciendan hogueras, las cuales habrán de repetirse para el día de Santa Lucía –el 13 de diciembre–, Nochebuena, llamada aquí la noche del Niño –el 24 de diciembre–, Nochevieja –el 31–, San Antón –el 17 de enero–, cerrándose el ciclo el día de San Vicente, como ya se ha dicho.

De hecho los festejos navideños, en el sentir popular, no se han de terminar en el día de San Vicente, sino que habrán de tener su continuación festiva hasta el día de la Candelaria –el 2 de febrero–, fiesta de honda raigambre y marcado acento mariano en los pueblos serranos, y en la que tradicionalmente se ha conmemorado la Purificación de María en el Templo de Jerusalén.

De las danzas populares de Segura de la Sierra la de mayor personalidad es sin lugar a dudas la jota serrana, ya sea interpretada sola o mixtificada con seguidillas enteras o medias. La jota de Segura es completamente diferente a cuantas se bailan en los pueblos circundantes, tanto por la fuerza y arraigo de su interpretación, como por el aire y salero en los bailaores y la infinidad de letras y coplas lanzadas con sarcasmo e ironía. Las seguidillas se fueron interpretando centradas en algunas festividades, sobre todo a principios del siglo XX, como en las fiestas de la Cruz de Mayo, la romería de San Vicente, en los remates de aceituna y en las celebraciones de bodas. Otras danzas que también se interpretan sobre todo en las fiestas del Rosario son las toreras, mazurcas y malagueñas, de gran belleza y fuerza interpretativa.




Ayuntamiento de Segura de la Sierra

Información Legal | Accesibilidad